lunes, 17 de octubre de 2016

Es la disminución continua del espacio pleno, la carencia de alas y la sensación de vuelo. el sueño perdido por tanto mensaje, la paciencia vencida por la intromisión de la carne.

Un viaje, unos recuerdos, varios destinos. Juego de roles, inquieto de pensamiento, pasivo de acciones. Asoma la fina envoltura de tu nombre, no sabe acariciar sin lastimar, relaciona el dolor con el amor, vive en la desdicha virulenta de una falsa verdad, sin pistas, sin complicidad. Y cada vez que se baña, es el mismo río, son los mismos peces, es la misma lluvia. Acaso renacerá algún día, sucia y envenenada, bajo el signo de Escorpio, con la inocencia recuperada y la mirada cristalina, o vendrá bajo el signo de libra, sus manos sin heridas y la esperanza compostada. ¿Serán Júpiter o Saturno responsables de sus días? ¿Será la Luna audaz consejera?¿Traerá Venus la tragedia procrastinada? ¿Verán sus ojos grises los sonidos de cadenas? ¿Caerán las ideas, forjará su círculo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada