martes, 12 de mayo de 2015

La sensación de tránsito permanente es excitante, tanto como desafiar la gravedad, tapar el Sol con la mano o romper el silencio. Y es que la inmensidad no es tan grande, ni el futuro tan lejano, porque cuando te miro (a los ojos), con estos otros ojos, me reconozco débil y vulnerable.
Experiencias serán lo único que guarde en mis bolsillos, para viajar liviano, que lo material me quita tiempo, me vuelve pesado y me distrae del Sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario