jueves, 19 de septiembre de 2013

Cruel misantropía que revuelve el té obscuro sin azúcar que tomo por las tardes cuando me aburro del canto y recurro al llanto sin perder de vista la plaga que ataca mi jardín desgastando la vida de mis rosales que no quieren salir a tomar el té obscuro sin azúcar que gentilmente preparo para ti sabiendo que las goteras que perforan tus cielos lacios sólo manchan por fuera la bondad de tu cuerpo que se rehúsa a compartir la ruta inconsistente en la que viajo hacia el contacto directo con seres extraños para satisfacer el deseo mundano de un loco esclavo aturdido por sus pecados ante la insistencia del mensaje barato que proclama entre mis brazos y a grito pelado ¡que alguien pruebe mi té obscuro sin azúcar antes de que se enfríe y se convierta en barro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada