lunes, 10 de septiembre de 2012

TANGO CAMBIANTE


(¿Convenceré a Cacho Castaña de que cante este tango?)


Pido perdón si desvarío
hoy me arriesgo a estar vivo
sin mucho más en mis bolsillos
y un valor algo dormido
siento una leve rebelión
que me acompaña en mi destino

Se me desgarra el pecho recordando
y este estúpido llanto que no llega
para traerle paz a mi sombra
y un sentido a mi delirio
para escapar de este mundo
en el que mi imaginación me ha sumergido.


La medida del tiempo
el perfume de un cigarro
la nitidez de la luna
la promesa del llanto.

Una calle desierta
es testigo de mi ausencia
y el desencanto de la razón
de la incapacidad del amor.

Mientras la respiración cesa
y la noche se hace añicos
aquí faltan las palabras
pero sobran los prejuicos.

Por qué me cuesta tanto ser feliz
por qué razono la vida
por qué no me divorcio de esta maldita imaginación
por qué no alquilo este espacio en mi corazón.

No me pidas que vaya despacio
cuando mi corazón está galopando
no me pidas que mida el tiempo
si las horas pasan corriendo.

La subversión de las ideas
el tumulto pronunciado
la sedición de la constante
mi guerrilla ha nacido.

Por qué me cuesta tanto ser feliz
por qué tengo que pensar tanto la vida
por qué no me divorcio de esta maldita imaginación
por qué no alquilo este espacio en mi corazón.