miércoles, 8 de agosto de 2012

Retratos de un noctámbulo - Parte IV



Resucité bajo las precarias chapas oxidadas de mi memoria, sobre el hediondo cartón del olvido. Todas las necesidades que un hombre puede llegar a sufrir se hicieron presentes ante mí y sentí un agobio merodeador que se empecinaba por hacerme entender el penoso pecado que era volver a vivir.

Siempre fui correcto para la danza, o al menos, eso creía. Comencé a balancearme, lado a lado de la calle, con soltura, gracia, hasta se podría decir que lo hacía bien. Ligero de piernas y de culpa, a galope constante y prolijo, recorrí cada una de las veredas que me vieron crecer. El barrio no había cambiado en nada, todo en el mismo lugar. Las casas, sus colores, Don Eugenio, la peluquería y el limonero. Todo en su lugar; menos yo.

Recordé aquel ciprés que había en el parque y me senté junto a él. Escalé por sus ramas, como siempre me gustó hacer y encontré el lugar perfecto para descansar. Su tronco firme era el respaldo perfecto, y sus hojas, el refugio ideal. Esa tranquilidad que sólo la naturaleza es capaz de darnos, me invadió, y con el solo deseo de hacer de aquel un momento eterno, aflojé cada articulación y bebí de la sabia que me vio nacer. Un sorbo. Otro. Estaba exquisita y yo, de repente, tan sediento. No me había saciado ni en lo más mínimo cuando la presión morigeró y la sabia se empezó a consumir. Estrujé las ramas con toda mi fuerza, presioné y sacudí sin descanso. La ansiedad me guiaba, quería más. Necesitaba más. Subí hasta la cima del árbol para ver si entre sus tallos vírgenes encontraba más de esa sustancia vertiginosa de la que nunca me iba a cansar. Nada, vacío, hueco. El ciprés ya estaba viejo y seco, pero yo necesitaba más. La impotencia de no encontrar lo buscado se cruzó con la bronca de la necesidad no saciada y me perdí. Descendí a sus raíces, excavé con furia. La tierra penetraba en mis uñas y en mis pulmones. Yo necesitaba más. Arranqué todo lo que se encontraba a mi paso, pero la luz me abandonaba y me encerró la oscuridad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario