miércoles, 23 de noviembre de 2011

Uno de mis primeros Mambos

¿Han visto cómo en nuestra sociedad se suelen hacer presentes ciertos personajes que creen tener la verdad absoluta, la solución a todos nuestros males y la única visión correcta de la realidad?
Estas gentes suelen sufrir de severas contracturas por mirar desde arriba, o hacia abajo, a sus queridos y bien amados pares. El consecuente grado de inclinación no se debe a una teoría darwineana, ni mucho menos a una disonancia “cuellística”: no quieren ver a los demás como sus pares, se sienten superiores.
Estos aires de grandeza trazan en un vuelo rasante a sus enemigos, donde se encuentran los bastardos, pobres e ignorantes miembros de la clase baja, bajísima. Miserables seres, vagos e incultos, que viven del afano y reciben planes sociales inescrupulosos, faltos de mérito. Cáncer de nuestra sociedad, infieles que se benefician del gasto público y no contribuyen al progreso de la sociedad toda.
Aquí, algunas de sus frases recurrentes:


"Vayan a laburar/estudiar"
"Esta gente que no tiene nada que hacer"
"Poné una bomba en cada villa y se acaba la pobreza"
"A Éstos hay que matarlos a todos"


Como ya hemos mencionado, siempre encuentran una solución para todo...
La crítica no constructiva es su fiel compañera y la refriegan más que a sus propios dientes. En vez de dentífrico, utilizan las opiniones recolectadas en prestigiosos multimedios, sus más fieles e incorruptibles paladines de la justicia y la verdad. Quien disgrega, cree que está por llegar el día (si aún no ha llegado) en que, sin darse cuenta, sus opiniones vayan en contra de sus propios intereses, y así, la pasta dental termine percudiendo sus dientes y destrozando sus sonrisas.
Los aquí citados, cada tanto, reflejan sus "malestares" y se los nota preocupados por la actualidad argentina y lo que les acontece a sus tristes vidas. Para mí, no es que se hagan "mala sangre", sino que les circula "mala sangre" por sus venitas, no permitiéndoles ser optimistas, alegres, … patriotas, nacionalistas?
Pero, ¡ojo! No son pesimistas, son "realistas". El resto (me incluyo), una manga de soñadores ilusos, mal informados e ingenuos que no tienen derecho siquiera a votar. Sí, leyó bien! Piensan que su voto vale doble o que es EL correcto. Las masas no saben lo que les conviene, no están suficientemente educadas, preparadas para llevar a cabo el hidalgo acto del sufragio, y elegir, así, el destino de nuestra civilización.Quizá ésta es una zoncera más que se podría agregar a la lista del gran Arturo. Bien aferrado al tiempo condicional, nunca se me ocurriría sugerir tal cosa.
En fin, no sé si se me acabaron las ideas, o ya no vale la pena que le siga dedicando tiempo a estas personas. Tampoco sé qué busco con ésto, ¿tratar de entenderlos? Si fue eso, no pude. Me rindo.


Ah... ¿conclusión? No sé, no hay. Que cada uno haga la suya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada